ERASE UN LOBO….(2ª parte)

6 10 2004

Llegó el verano, y los cinco amigos

se aburrían y tenían mucho calor. Estaban todos medio dormidos, cuando

Pepe el gorrioncito, dio un grito y revoloteando por encima de ellos les

dijo:¡vámonos de excursión¡ Conozco un sitio precioso, donde hay un

río muy grande y mucha fruta

Cuando Manolo oyó eso, los ojos le

hicieron chiribitas, y se puso en pie.-¡Sí¡¡Venga, venga, vamos

enseguida

Está muy lejos^preguntó Félix,

que era un poquito vago,

¡ no, no¡está aquí muy cerca.¡Vamos deprisa¡-chilló Pepe

Y emprendieron la marcha, Pepe y Anita volando por encima de ellos, Toñín, saltando muy contento, Manolo detrás, y el ratón un poco más rezagado

Después de unas cuantas horas,llegaron al lugar. Los cinco se quedaron con la boca abierta, y Toñín sepuso a dar volteretas sobre la hierba, que era muy, muy verde

Manolo se acercó al rió y se miró en sus aguas, tan transparentes eran que veía a los pececillos nadar muy contentos

Félix el ratón y Toñín se metieron en el agua a jugar. Y empezaron a nadar alejándose de la orilla

Anita les gritó-¡no os vayais tan lejos, que me da miedo

Es una cobardica-se rió Félix y siguió nadando. Entonces Toñín que era muy travieso, le agarró del rabo y le hundió

Félix que tambien era muy miedoso, se asustó mucho y empezó a tragar mucha agua. Toñín al verle, intentó ayudarle, pero Félix movía las patas y golpeó a Toñín que quedo sin

sentido

El lobo estaba sentado tranquilamente

y al oir los gritos de la gorrioncita, miró hacia el dío y vió a sus

dos amigos en peligro.

De un gran salto se tiró al agua y

empezó a nadar muy rápidamente, en unos minutos llegó donde se

encontraba el ratón y cogiéndole fuertemente con sus dientes por el

pescuezo, volvió hacia la orilla.

Cuando dejó a Félix a salvo, volvió

a tirarse otra vez al agua, y nadó hacía donde debería estar Toñín,

pero al conejito no se le veía por ninguna parte, Manolo cogió aire y se

sumergió en el río.

Buceó durante unos momentos y no vió

nada. Salió a la superficie y volvió a tomar aire. Entonces vió a Pepe,

que se acercaba volando y que le dijo-¡Mira por allí¡ Yo le vi hundirse

por ahí.

Manolo hizo lo que el gorrión le

decía, y volvió a bucear. Cuando creía que ya no podía resistir más,

un pececito se le acercó y soltando pompitas por la boca, le dijo-¡ven

corre¡ Tu amigo está aqui.

Manolo nadó detrás del pez y por fin

vió a Toñín. Le cogió como había hecho con el ratón y le sacó del

agua.

Más tarde, cuando los dos amigos

estaban repuestos, le dieron las gracias a Manolo y Toñín le dijo-¡Te

prometo que nunca volveré a gastar una broma tan pesada¡¡Félix podría

haber muerto.¡Perdóname Félix¡

Te perdono- le dijo el ratoncito, y se

dieron un gran abrazo.-¡ y yo te prometo que nunca, nunca me alejaré de

la orilla del rió, si no voy compañado de alguien que sepa nadar

muy bien¡-le dijo Félix.

Esto es muy bonito-dijo Manolo-pero a

mi me gusta más nuestro bosque. ¿volvemos a casa?

Y se pusieron en marcha muy contentos

hacia sus casa.

Continuará…..

[

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: