Crónica de una jornada

15 02 2005

Las 7,45 a.m, una melodía intenta entrar a través de mis oidos hacía mi cerebro. Lo consigue, la muy #@$%¡¡ Hace ya tiempo que decidí no volver a despertarme sobresaltada por cualquier noticia de catástrofes, fallecimientos o gilipolleces dichas por algún político, así que cambié la frecuencia del dial, y ahora me despierta la nostálgica música de Kiss FM. ¡¡gracias Kiss¡¡
Me levanto y hago mi visita matinal al cuarto de baño, desayuno y preparo todo lo que me tengo que llevar.
Le digo a mi perro que sea bueno, y nos ponemos caminito hacia Madrid.
Nada más salir a la calle principal, nos encontramos con un montón de coches paraditos a la espera de que unos señores con chalecos verdes, encima de sus uniformes, nos dejen cruzar la rotonda donde se apiñan todos los curritos que salimos de Rivas a esas horas. ¡¡que bonitas son las obras y que paciencia te enseñan a tener¡¡
Casi todos los días pienso en esos vecinos que van en coche a Madrid, y que todos los días tienen que aguantar con más o menos resignación el atasco de salida. Seguramente cuando lleguen a su destino ya llegarán estresados. ¡¡¡ánimo vecinos, sólo nos quedan unos cuantos meses para tener nuestra bonita entrada a Rivas Oeste¡¡
Llegamos a Madrid, y pasamos por el puente que está encima de la M30.¡¡¡obritas de acondicionamiento, que bónita vista la M30 totalmente atascada¡¡
Cruzamos Atocha, un recuerdo fugaz para los que allí se quedaron. Enfilamos por el Paseo del Prado y al llegar a Cibeles, cogemos Alcalá dirección Puerta del Sol. Entramos a Virgen de Peligros, y allí por Jardines…¡¡sorpresaaa…. más obras¡¡ Las de la ampliación del cercanías y el AVe¡¡ ¡¡ole ole¡¡¡
Transcurre plácidamente la mañana, entre cuelges de ordenador y llamadas de clientes, y llega la hora de la comida.
Salímos hacía el restaurante de siempre, para ello hay que cruzar la Puerta del Sol, colapsadita de obreros, y saturada del ruido proveniente de todas las máquinas que utilizan los trabajadores de la obra del metro. ¿Se podrá pedir la incapacidad laboral permanente cuando nos quedemos sordos debido a ello?
Regresamos de comer, por cierto la comida estupenda como siempre, gracias¡. Ahora
hay menos ruido, los curritos deben estar comiendo. Saludamos a la vendedora de la ONCE, todos los días está en la esquina de Montera con la Puerta del Sol, tiene a dos tíos con taladradora en estereo, ¡¡¡pobre Ana¡¡¡
Retomamos el trabajo, con la morriña de la siesta instalada en el cuerpo. Lentamente transcurren tres horas, y por fin, recogemos los trastos, y volvemos a la carretera.
Divisamos la entrada a Rivas, nuevamente colapsada de automóviles, lentamente sorteamos los coches parados y entramos a la rotonda, tomamos el camino del polígono, y cruzamos el aparcamiento del auditorio, saltamos en la moto constantemente debido a los bachecitos de la calle, y por fin, llegamos a casa.
Sacamos al perro a pasear, suenan unos petardos….¿porqué leches todas las semanas en este pueblo tiran petardos? El perro tira desesperadamente retomando el camino hacia casa…..
Preparamos la cena, cenamos, nos tiramos en el sillón, nos dormimos…o no, vegetamos delante de ella, y sobre las 12 nos metemos en la cama.
El sueño entra lentamente en nuestros cuerpos, y cinco segundos más tarde, una melodía atraviesa mis oidos intentando despertar a mi cerebro.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: