Cayuco

1 09 2006


Esto es un cayuco; en este tipo de embarcación cruzan el Atlántico cientos de subsaharianos, desde las costas de África hasta llegar a las costas Españolas. En su mayoría, desembarcan en Canarias, sobre todo en Tenerife y el Hierro.

Hasta la fecha, más de cuatro mil subsaharianos han llegado así. La Cruz Roja y los servicios médicos, les recogen en las playas, ingresan en hospitales a los más graves, y se llevan a centros hasta que se recuperan a los demás.

Cuando ya están recuperados, los suben a un avion y los traen a la península, sobre todo a Madrid.

Aquí no se que hacen con ellos hasta que los dejan en la calle, y allá se las apañen.
Porque ¿Qué pueden hacer estas personas? si no tienen documentación, ni dinero, ni familia aquí.
Y tampoco pueden trabajar, porque son ilegales, y, quitando a los que los contratan a riesgo de que les caiga una sanción, lo único que pueden hacer para sobrevivir es, o bien meterse en una de esas organizaciones que les pone a vender en el “top manta”, o bien buscarse la vida como puedan.
¿Cuál es la solución? Yo, desde luego no tengo ni idea, y parece ser que el gobierno tampoco.
Pero hay que buscarla, y deprisa.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

1 09 2006
Lety

Triste realidad, la emigracion no es solo de Mexico a EU, es en todo el mundo, todo por soñar con una vida mejor.

En dias pasados vi un reportaje sobre esa playa, como los turistas auxilian a los inmigrantes que muchos llegan deshidratados y en mal estado de salud por la dura travesia.

Que triste…

Besos!

Me gusta

2 09 2006
Anonymous

Qué tal un mejor reparto de la riqueza para que deje de morir gente.

http://elsexodelasmoscas.bitacoras.com

Me gusta

2 09 2006
Morgaana

Esa sería una solución,pero tal y como está el mundo, es poco probable que suceda.

Me gusta

3 09 2006
Xoconostle Cósmico

Programas de trabajo temporal, es lo único que se me ocurre que pueda funcionar a corto plazo; sería onírico pensar en la apertura de todas las fronteras, pero:

“No me llames extranjero,
por que haya nacido lejos,
o por que tenga otro nombre
la tierra de donde vengo.

No me llames extranjero,
por que fue distinto el seno
o por que acunó mi infancia
otro idioma de los cuentos.

No me llames extranjero
si en el amor de una madre,
tuvimos la misma luz
en el canto y en el beso,
con que nos sueñan iguales
las madres contra su pecho.

No me llames extranjero,
ni pienses de donde vengo,
mejor saber donde vamos,
adonde nos lleva el tiempo.

No me llames extranjero,
por que tu pan y tu fuego,
calman mi hambre y mi frío,
y me cobija tu techo.

No me llames extranjero,
tu trigo es como mi trigo,
tu mano como la mía,
tu fuego como mi fuego
y el hambre no avisa nunca,
vive cambiando de dueño.

Y me llamas extranjero
por que me trajo un camino,
por que nací en otro pueblo,
por que conozco otros mares
y un día zarpé de otro puerto,
si siempre quedan iguales
en el adiós los pañuelos
y las pupilas borrosas
de los que dejamos lejos.
Los amigos que nos nombran
y son iguales los rezos
y el amor de la que sueña
con el día del regreso.

No me llames extranjero,
traemos el mismo grito,
el mismo cansancio viejo
que viene arrastrando el hombre
desde el fondo de los tiempos,
cuando no existían fronteras,
antes que vinieran ellos,
los que dividen y matan,
los que roban, los que mienten
los que venden nuestros sueños,
ellos son los que inventaron
esta palabra, ‘extranjero’.

No me llames extranjero
que es una palabra triste,
que es una palabra helada
huele a olvido y a destierro.

No me llames extranjero
mira tu niño y el mío
como corren de la mano
hasta el final del sendero.

No los llames extranjeros
ellos no saben de idiomas
de límites ni banderas,
míralos se van al cielo
por una risa paloma
que los reúne en el vuelo.

No me llames extranjero
piensa en tu hermano y el mío,
el cuerpo lleno de balas
besando de muerte el suelo.
Ellos, no eran extranjeros,
se conocían de siempre
por la libertad eterna
e igual de libres murieron.

No me llames extranjero,
mírame bien a los ojos,
mucho más allá del odio,
del egoísmo y del miedo,
y verás que soy un hombre,
no puedo ser extranjero”.

-RAFAEL AMOR

Me gusta

3 09 2006
Morgaana

Precioso poema Xoco. Pero no se si te refieres a trabajo temporal ¿aquí?
Para poder trabajar necesitan estar legalizados. El año pasado hubo un proceso de regularización masiva para todos los indocumentados (que mal suena eso). A partir de ahí,a quién de trabajo a una persona que está de forma ilegal en España, le puede caer un buen “puro”.

Me gusta

16 09 2006
Xoconoxtle Cósmico

Que mal, cuando los españoles tuvieron problemas sí hubo naciones que les abrieran las puertas, por lo menos dos: México y Yugoslavia… aunque Yugoslavia ya no existe… ahora que lo pienso, puede ser una venganza porque los arabes no dieron ayuda en ese entonces… pero como van a dar ayuda, si los pobres siguen en la edad media desde su expulsion de la peninsula.–>

Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: