Miradas en un restaurante

12 12 2006

La mujer moja una patata frita en la salsa. Sólo introduce la punta de la patata y se la lleva a la boca despacio. La lengua le arde al contacto de la salsa y da un sorbo rápido a la cerveza.
Como sola en un restaurante de corte americano; patatas fritas, costillas a la brasa, brownies…
Mientras come observa a su alrededor, es lo bueno de comer solo, puedes dedicarte a cotillear.
Enfrente de ella hay dos mesas, ocupadas ambas. La primera por un cuartero y la segunda por un trío.
El cuarteto está formado por tres hombres y una mujer. La mujer tiene un físico hispanoamericano. Los hombres hablan, hay uno que lleva la voz cantante. Hablan en un idioma eslavo, rumano quizás, o tal vez búlgaro.
Un hombre gordo sube las escaleras y se sienta a la mesa del cuarteto. El de la voz cantante le saluda con un apretón de manos. El gordo le da una bolsa y el otro le da dinero.
La mujer observa con disimulo, es especialista en ver y no ser vista. Imagina que el cuarteto son narcotraficantes, o miembros de alguna mafia, y que el gordo les pasa mercancía. Mientras imagina, sorbe con lentitud su café y aspira el humo de un cigarrillo.
Cuando vuelve a mirar comprueba entre decepcionada y divertida que en la bolsa había un frasco de perfume, que el hombre entrega a la mujer hispana.
Sonríe para sus adentros y mira al trío. Dos mujeres y un hombre, aunque les separa el pasillo aguza el oído y escucha su conversación.
Por ella deduce que la mujer más joven y el hombre son hermanos, y la mujer más mayor que come sus costillas con ansiedad la madre de ambos. La mujer joven cuenta sobre su hija. Se va a casar y ha ido a probarse el vestido de novia. Cuenta también que no va a invitar al padre, y que a ella, aunque no se hable con él no le parece bien.
La mujer enciende otro cigarrillo y piensa “que en todas partes cuecen habas” y qué que complicadas son las familias.
Toma otro sorbo de café y una idea le viene a la mente. Abre su bolso y saca una pequeña libreta de diseño, un capricho tonto, toma el bolígrafo sujeto a ella, y comienza a escribir:
“La mujer moja una patata frita en la salsa…”

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: