Dios

23 08 2009

Cuando Dios me miró de esa forma, me juré que jamás en la vida le volvería a dar motivos para ver de nuevo esa mirada. No cupieron excusas ni llantos arrepentidos. Sólo la mirada y su dedo mostrándonos la salida.
A Eva no parecía importarle nuestra marcha del Edén, caminaba extasiada contemplando el nuevo mundo que se abría ante nuestros ojos y se hacía la sorda a mis lamentos. Sólo cuando el sol desapareció para dejar paso a la luna, se acercó a mí para preguntar donde pasaríamos la noche.
-Pregúntale a tu amiga, la sierpe-Le dije con rabia.
-Es una pena pero en cuanto salimos del Paraíso se fue en dirección contraria, y estoy pensando que quizá habría sido mejor que me fuera con ella que contigo-Me contestó mirándome con desprecio.
Era nuestra segunda discusión en nuestra relación de pareja, la primera fue la cuestión de la manzana, aunque duró poco, me dejé convencer muy fácilmente ya que yo también deseaba precisamente esa manzana pero no se lo confesaría nunca. Así siempre tendría un motivo para echárselo en cara.
Seguimos andando y discutiendo hasta que vimos una pequeña cueva a donde nos dirigimos. Al llegar allí vimos que era lo suficientemente grande para dormir en ella, aunque no tanto para hacerlo por separado. Así que olvidando nuestro enfado, nos acurrucamos y mientras el sueño hacía caso omiso de nosotros, mis manos comenzaron a jugar con el ensortijado cabello inferior de Eva. Era extraño, en el Paraíso nunca me había fijado en que nuestros cuerpos eran diferentes y tampoco la vara que poseía justo entre mis piernas había tomado la posición de aquel momento. Estaba asustado y no sabía qué hacer para que recobrara su estado y se lo dije a Eva. Ella, curiosa como siempre, la tomó entre sus manos y en ese momento yo pensé que moría. Pero estaba equivocado, la vara volvió a su posición y aliviado uní mis labios a los de ella y mis manos resbalaron por su cuerpo y encontraron una pequeña rendija húmeda y caliente en la que nunca había reparado.
Eva tomó de nuevo mi vara y me dijo-Tal vez tenga frío. La meteré aquí que está calentito.
Y entonces le di gracias a Dios por habernos expulsado del paraíso.

Anuncios

Acciones

Information

3 responses

16 09 2009
Xoconostle Cósmico

Qué bello final. ¿Cómo ha salido esto, eh? ¿Vacaciones acaso?

Me gusta

18 09 2009
morgaana

No, concursitos interneteros

Me gusta

20 11 2009
Jovas

Muy chido la verdad. Parece como para sinopsis de un libro q estaría muy interesante.

Gracias por compartirlo

Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: