Que sí, que no

24 10 2011

Ayer ¡Por fín! noté que me quería. Estábamos reunidos en un pub, éramos más de los habituales. Se agregaron la tonta rubia de Alicia y una amiga suya. Yo estaba sentada a un lado de Iñaki, y en el otro lado, ella. Pero a quién le daba la mano por debajo de la mesa era a mí.
¡Sí a mí! Ya sabía yo que no podía ser tan superficial, que no sólo podían gustarle las chicas monas y delgadas. Que yo también tenía una oportunidad.
El teléfono interrumpe los pensamientos de Lola, descuelga y contesta, y emocionada le cuenta a su amiga Berta, la buena nueva.
Las carcajadas de Berta la sorprenden, no comprende de que se ríe la amiga, y un poco ofendida se lo pregunta.
-¡Ay, espera que no puedo decir nada-le responde ella, mientras intenta contener sus risas.
-Este Iñaki, es tremendo-dice Berta-Si ya se que te cogió la mano por debajo de la mesa, pero es que…. -vuelve a reir – también se la tenía cogida a Alicia.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: